viernes, 4 de enero de 2013


LA IMPORTANCIA DE LA DECLARACIÓN DE IMPUESTOS 
EN VENEZUELA

Los impuestos, son aquellos tributos que deben pagar las personas naturales y las sociedades, por las atribuciones obligatorias establecidas en la Ley, derivado de la prestación de servicios y la explotación de productos en general.
impuesto_01

Los impuestos nacionales, sirven para financiar los servicios y las obras de carácter general, que debe proporcionar el estado a la sociedad. Entre estos servicios destacan la educación, la salud, la seguridad, la justicia y las obras de bien para la ciudadanía en materia de infraestructura, lo relativo a la vialidad nacional y la infraestructura comunal.
En Venezuela, el sistema de recaudación fiscal lo rige el SENIAT (Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria), en donde uno de sus principios fundamentales, es la legalidad, progresividad, equidad, justicia, capacidad contributiva, no retroactividad y no confiscación, brindando asesoría permanente al contribuyente, distribuyendo la potestad tributaria en tres niveles de gobierno: nacional, estadal y municipal.
impuesto_02Es por ello que el SENIAT en ejercicio de la competencia que le ha sido conferida sobre la potestad tributaria nacional, tiene bajo su jurisdicción los siguientes impuestos: impuesto sobre la renta, impuesto al valor agregado, impuesto sobre sucesiones, impuesto sobre donaciones, impuesto sobre cigarrillos y manufacturas del tabaco, el impuesto sobre licores y especies alcohólicas y el impuesto sobre actividades de juegos de envite y azar.
Presentar la declaración de impuestos es un proceso requerido por la ley, si es la primera vez que se tiene que rendir cuentas al fisco, la mejor recomendación es la búsqueda de asesoría mediante los servicios de un Contador Público Colegiado, el cual ayudará a la puesta al día de todo lo concerniente a libros contables, balances generales de la empresa, estado de comprobación y situación financiera general como lo es el estado de ganancias y pérdidas, para poder así realizar una declaración clara y precisa del tributo a cancelar y así no pasar por momentos no agradables como cierres temporales o multas de alto costo tributario por no mantener al día todo lo referente a la contabilidad general de la empresa, motivado a la falta de asesoría en esta materia.
El Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria, comprometido en mejorar la comunicación ofrece al contribuyente, toda la información básica sobre el Sistema Tributario y Aduanero Venezolano requerido para el efectivo cumplimiento del pago de sus impuestos, colocándose como misión, el orientar de manera eficaz al contribuyente en materia tributaria y asistirlo en los procesos informáticos relacionados con la tributación, con el objeto de facilitar el cumplimiento voluntario y oportuno de las obligaciones tributarias, garantizando una excelente atención a los usuarios.

viernes, 14 de diciembre de 2012



Origen  del SENIAT

El 10 de agosto de 1994, Aduanas de Venezuela Servicio Autónomo(AVSA), como el Servicio Nacional de Administración Tributaria(SENAT), se fusionan para así dar paso a la creación del Servicio Nacional Integrado de Administración Tributaria (SENIAT). Esta fusión fue concebida como un proyecto de modernización orientado hacia un gran servicio de información con objetivos de incrementar la recaudación, actualizar la estructura tributaria nacional y fomentar la cultura tributaria, para fomentar el cumplimiento voluntario de las obligaciones de los contribuyentes. Este nuevo Servicio responde a la fusión y reestructuración que en conformidad con el Artículo 226 del Código Orgánico Tributario.

El Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT) es un servicio autónomo sin personalidad jurídica, con autonomía funcional, técnica y financiera, adscrito al Ministerio de Finanzas. Constituye un órgano de ejecución de la administración tributaria nacional, al cual le corresponde la aplicación de la legislación aduanera y tributaria nacional, así como, el ejercicio, gestión y desarrollo de las competencias relativas a la ejecución integrada de las políticas aduanera y tributaria fijadas por el Ejecutivo Nacional.

Su Misión es recaudar con grandes expectativas los tributos nacionales, mediante un sistema integral de administración tributaria moderno, eficiente, equitativo y confiable, bajo los principios de legalidad y respeto al contribuyente.

Su Visión es ser una institución modelo dando un solidó prestigio, credibilidad y confianza nacional e internacional para la transformación de nuestro país, así como ser un ente transparente el cual asuma todos sus retos y compromisos tanto de recursos humanos, alta calidad en atención y respeto a los contribuyentes y que nuestro país desarrolle una economía competitiva y solidaria.Objetivos Estratégicos1. Incremento de la recaudación tributaria de origen no petrolero.
2. Modernización del sistema jurídico tributario.
3. Desarrollo de la cultura tributaria y, mejora de la eficiencia y eficacia institucional.

Valores Corporativos del SENIAT
1. Lealtad.
2. Vocación de servicio.
3. Integridad.
4. Honestidad.
5. Respecto.
6. Responsabilidad.
7. Excelencia.
8. Sentido de pertenecía.

Funciones y Potestades

· Administrar el sistema de los tributos de la competencia del Poder Público Nacional, en concordancia con la política definida por el Ejecutivo Nacional.
· Administrar el sistema aduanero, en concordancia con la política definida por el Ejecutivo Nacional.
· Elaborar propuestas para la definición de las políticas tributaria y aduanera, evaluar su incidencia en el comercio exterior y proponer las directrices para su ejecución.
· Ejecutar en forma integrada las políticas tributaria y aduanera establecidas por el Ejecutivo Nacional.
· Elaborar y presentar al Ministerio de Finanzas anteproyectos de leyes tributarias y aduaneras, y emitir criterio técnico sobre sus implicaciones.
· Emitir criterio técnico sobre las implicaciones tributarias y aduaneras de las propuestas legales o reglamentarias que se le presenten. (entre otras).
.
El SENIAT ha desarrollado infinidad de planes en la búsqueda de mejorar sus funciones, entre los cuales tenemos:

· Cambios en el seniat para sanear la institución
· Especialización en el área de cobranzas
· Cultura gerencial
· Plan evasión cero

Plan Evasión cero: se fundamentas en las actividades de investigación, fiscalización, educación, formación, orientación, defensa y asistencia al contribuyente.
.
El SENIAT es de suma importancia, ya que la misma comprende la distribución de la riqueza de la nación.

Cada vez que pagamos nuestros impuestos, estamos aportando un granito de arena para la construcción de un futuro mejor para nuestro.

CULTURA TRIBUTARIA: UNA NUEVA VISIÓN PARA EL CIUDADANO




Hoy día el movimiento que se da en toda Latinoamérica para contrarrestar la evasión tributaria también forma parte de la agenda gubernamental de nuestro país debido a su impacto en la estabilidad económica y en las estrategias de desarrollo.




Los principales puntos a tratar asociados con el tema y presentes en el nuevo período de gobierno comenzaron a partir de la Reforma Constitucional de 1.999, donde la Cultura Tributaria es considerada una de las bases para el desarrollo de una relación más estrecha entre el contribuyente y las instituciones públicas, asimismo busca un cambio drástico en la visión del venezolano, donde para el contribuyente el pago de impuestos no simbolice una erogación de dinero sino un derecho que a futuro representará un beneficio para la sociedad y para si mismo, sin embargo la valoración social del cumplimiento tributario basada en las percepciones que la comunidad tiene sobre la administración y el sistema, hacen énfasis en la falta de transparencia de los entes encargados de dicha administración y por ende en la falta de “rendición de cuentas”. Además es necesario destacar que el mal manejo de los recursos obtenidos con la recaudación, se conjugan con la expansión de hechos de corrupción y en consecuencia los servicios públicos que benefician al venezolano son generalmente de baja calidad, esto conlleva a que el ciudadano no vea compensada su contribución y a su vez le incita a la evasión de sus deberes tributarios.




Como apoyo a La Reforma Constitucional el Estado ha implementado nuevas herramientas que garantizan el cumplimiento de la normativa legal mediante la creación de unidades técnicas de control y supervisión de las operaciones relacionadas con la importación y cualquier otro tipo de actividad que se encuentren en los contratos que suscribe el gobierno con las empresas involucradas en este campo.




Todas estas estrategias no cumplirían su fin a no ser que se cambie la percepción actual del papel que desempeña el ciudadano en el ciclo de la contribución, para esto es necesario que no sólo se empleen políticas de control sino que exista relación con las políticas de carácter educativo, las acciones que van a potenciar estas nuevas doctrinas consisten en trabajos de publicidad y difusión sobre los valores tributarios que deben tener los ciudadanos, este método va dirigido al medio escolar en pro de la formación de conciencia tributaria en todos los sectores del país.




El Estado venezolano gestó durante 50 años una Cultura Tributaria basada en la bonanza petrolera (entendiéndose por Cultura Tributaria “el conjunto de conocimientos, valores y actitudes referidas a los tributos” (SENIAT)), que no se puede cambiar en un día, como consecuencia a este hecho y debido a que la visión ciudadana de los impuestos oscila entre la obligación solidaria y la acción inevitable por sanción, el SENIAT ha venido realizando actividades destinadas ampliar La Cultura Tributaria y para ello organiza foros y conferencias para dotar a la población de herramientas orientadoras.




Para forjar Cultura Tributaria es necesario conocimiento y participación, el conocimiento significa información total y transparente y la participación significa hacer que el ciudadano forme parte en el modelo de desarrollo del país, la confianza en las instituciones es vital para la construcción de un vínculo positivo entre los ciudadanos que pagan impuestos y quienes administran y utilizan los recursos, sólo cuando el Estado demuestre firme voluntad de acabar con la corrupción en todos sus aspectos, dejando claro que el sistema será igualmente estricto con todos, se logrará sentar las bases de una verdadera Cultura Tributaria cuya ausencia aun hoy evidenciamos.



IMPUESTO SOBRE LA RENTA

El ISLR surgió después de la edad media, a fines del siglo XVIII y no antes de dicha era como el de sucesiones y el de aduanas cuando se estableció en Inglaterra como un impuesto extraordinario y provisional destinado a cubrir necesidades excepcionales. Luego fue expandido a otros países de Europa, como los son Alemania y Francia aparte de Estados Unidos de Norteamérica y a los países Latinoamericanos, con la excepción de que no se aplico de manera transitoria sino permanente; pero a partir de las dos primeras décadas del presente siglo.
Dicho impuesto grava la renta, es decir, la ganancia que produce una inversión o la rentabilidad del capital, como también puede ser derivado del producto del trabajo bajo relación de dependencia o lo producido por el ejercicio de una profesión liberal. El ISLR establece los pagos sujetos a retención, con indicación de la persona que la realiza, así como la obligación de hacer la retención del Impuesto en el momento del pago o del abono en cuenta, y enterarlo en una Oficina receptora de Fondos Nacionales en los plazos que establezca la ley y su reglamento. La declaración y pago del ISLR tendrá presente sueldos, salarios, dietas, y demás gratificaciones. Las personas naturales pueden efectuar el pago de ISLR, en forma única o en una, dos o tres porciones, mientras que las personas jurídicas deben hacerlo a través de un solo pago.
Dividendos pagados por sociedades venezolanas se encuentran gravados por el ISLR (hasta con un 34%). No obstante, en caso de inversionistas extranjeros la gravabilidad del dividendo o disminución de la alícuota efectiva aplicable dependerá de la existencia o no de un Tratado para Evitar la Doble Tributación y Evasión Fiscal. Prevé la LISLR venezolana importantes beneficios tales como Rebajas por Nuevas Inversiones, concibiendo igualmente dicha ley determinados supuestos de exención del pago del respectivo impuesto. Contiene la LISLR venezolana normas respeto precios de transferencia y transparencia fiscal internacional.
Ventajas del I.S.L.R.:
1.- Es un impuesto productivo: produce un alto rendimiento
2.- El aumento de su alícuota puede aumentar sus ingresos sin la
necesidad de crear nuevos gravámenes
3.- Adaptación a los objetivos de justicia social: deducciones personales progresividad discriminación de la fuente de ingreso.
¿Cuáles son los Sujetos Pasivos del Impuesto Sobre la Renta?
Están sometidos al Impuesto Sobre la Renta:
a)Las personas naturales.
b)Las compañías anónimas y las sociedades de responsabilidadlimitada.
c) Las sociedades en nombre colectivo, en comandita simple, las comunidades, así como cualesquiera otras sociedades de personas, incluidas las irregularidades o de hecho.
d)Los titulares de enriquecimientos provenientes de actividades de hidrocarburos y conexas, tales como la refinación y el transporte, sus regalistas y quienes obtengan enriquecimientos derivados de la exportación de minerales, de hidrocarburos o de sus derivados.
e)Las asociaciones, fundaciones, corporaciones y demás entidades jurídicas o económicas no citadas en los literales anteriores.
f)Los establecimientos permanentes, centros o bases fijas situados en el territorio nacional.
¿Quiénes Están Obligados a Declarar?
Estos sujetos se dividen en dos grupos:
a) Personas Naturales y Asimilados:
Están obligados a declarar y pagar, todas las personas naturales y herencias yacentes asimiladas a estas, que hayan obtenido durante el ejercicio económico un enriquecimiento neto anual superior a mil unidades tributarias (1.000 U.T.) o ingresos superiores a mil quinientas unidades tributarias (1.500 U.T.). Las personas naturales que tengan base fija en el territorio nacional, están obligadas a presentar declaración definitiva conforme a los enriquecimientos obtenidos dentro y fuera del país atribuible a dicha base fija, en caso de las personas naturales no residentes, están obligados al cumplimiento de este deber formal cualquiera que sea el monto de sus enriquecimientos.
b) Personas Jurídicas y Asimilados:
Al igual que las personas naturales, las personas jurídicas incluyendo a las que se dedican a actividades mineras y de hidrocarburos, están obligadas a presentar declaración definitiva por los enriquecimientos netos o pérdidas que obtengan durante el ejercicio.
NOTA: La Asamblea Nacional reformará la Ley del Impuesto sobre la Renta la comisión presidida por Roberto Hernández solicitará que se instruya a la Comisión Permanente de Finanzas a que elabore un proyecto de reforma de la Ley, estiman que la nueva norma mantendrá el artículo 31 tal cual lo redactó originalmente la AN, donde los bonos contaban como ingreso para el pago del impuesto.El primer artículo que se revisará es el correspondiente a la tarifa del área petrolera, de manera que las compañías que se dedican a la explotación de crudos extrapesados efectuarán su declaración sobre la base de la tarifa de 50%, la que se aplica a las empresas mixtas. En la propuesta se indica que la tarifa de 34% solamente quedará para las empresas que se dediquen a la exploración y explotación del gas natural y al procesamiento, transporte, distribución y almacenamiento, comercialización y exportación de gas o a la refinación de hidrocarburos o al mejoramiento de crudos pesados.

CULTURA TRIBUTARIA

Entendida esta como el conjunto de valores, creencias y actitudes compartido con una sociedad respecto a la tributación y las leyes que las rigen, lo que conduce al cumplimiento permanente de los deberes fiscales.
Para hablar de cultura tributaria tendríamos que hablar primero de impuestos, aunque se le dan varios nombres: tributos, contribuciones, arbitrios, derechos, ayuda…todos estos con diversas cualidades y proporciones según las prácticas económicas y políticas imperantes en determinada época y en cada contexto.
Dado que el Impuesto: es un tributo absolutamente obligatorio, cuyo fundamento está basado en el beneficio general que el particular obligado recibe de la acción estatal tendiente a formar una infraestructura de orden social de relaciones interpersonales, de de organización comunal en materia de educación, higiene, economía, obras y servicios públicos.
Entonces los impuestos se aplican al ciudadano, están regulados por las leyes, se pagan en dinero y constituyen formalmente el soporte material de la cosa pública. De manera que la receta desde el estado, luce así:
Cultura Tributaria = Pagar Impuestos.
.
Antecedentes del Sistema Tributario Venezolano.
Se inició en el año 1989, con la propuesta de una Administración para el Impuesto al Valor Agregado, que luego fuera asumiendo paulatinamente el control del resto de los tributos que conformaban el sistema impositivo nacional para ese momento.
A mediados de 1994, se estructuró un programa de reforma tributaria, dentro de un esfuerzo de modernización de las finanzas públicas por el lado de los ingresos, que en Venezuela se denominó: Sistema de Gestión y Control de las Finanzas Públicas conocido por sus Siglas o Proyecto (SIGECOF), el cual fue estructurado con el apoyo del Banco Mundial, propiciando la actualización del marco legal y funcional de la Hacienda Pública Nacional. . Con esta reforma se pretendió la introducción de ciertas innovaciones importantes como la simplificación de los tributos, el fortalecimiento del control fiscal y la introducción de normas que hicieran más productiva y progresiva la carga fiscal.
también se consideró importante dotar al Estado venezolano de un servicio de formulación de políticas impositivas y de administración tributaria, cuya finalidad declarada por el primer Superintendente Nacional Tributario en el año 1996 consistía en reducir drásticamente los elevados índices de evasión fiscal y consolidar un sistema de finanzas públicas, fundamentado básicamente en los impuestos derivados de la actividad productiva y menos dependiente del esquema rentista petrolero.
.
El tributo desde sus orígenes es un componente de las relaciones de poder, del dominio que unos pocos individuos ejercen sobre muchos otros. En Venezuela no se conocen investigaciones centradas en la compleja relación Contribuyente-Estado. Abunda eso si por doquier y recientemente todo género de datos, cifras, memorias, estadísticas, cuentas, informes, etc. Cuyo núcleo de referencias es solo el estado y sus ingresos fiscales conexos a presupuestos, organismos, gastos y gestiones, todo esto alrededor de la llamadacultura tributaria. Donde los contribuyentes son considerados como pagaderos anónimos y distantes, dispersos y sometidos.
Donde la cultura tributaria: atañe solo a la población contribuyente o/y a los futuros contribuyentes por que la información va dirigida muchas veces a este sector nuevo.
El marco jurídico que regula esas relaciones en su vertiente normativa como operativa ha sido y es determinante en la formación de la cultura tributaria de las sociedades y democracias. Siendo así, una revisión crítica de la Constitución venezolana de 1999 al centrar su atención en la problemática tributaria arroja luces acerca de las posibilidades y/o limitaciones que al futuro pueden vislumbrar se sobre la formación de esa cultura en Venezuela.
Considerando que una cultura tributaria sería un intento y esfuerzo cívico de largo aliento colectivo en el tiempo, no es razonable demarcar un único período en cuanto a los alcances, deberes y derechos establecidos en una sola Constitución, en este caso la de 1999; por otro lado, vale recordar que la institucionalización del sistema tributario comienza a principios de la década de los noventa y por decreto el Seniat comienza sus funciones en 1994. Siendo así, lo que sí es razonable y esperable es que a partir de los fundamentos constitucionales de 1999, la cultura tributaria fuese desde entonces considerada como la base y la condición imprescindible para propiciar la formación de una nueva relación entre los contribuyentes y las instituciones públicas.
Articulo 133 de la Constitución Nacional: Toda persona tiene el deber de coadyuvar a los gastos público mediante el pago de impuestos, tazas y contribuciones que establezca la ley.
El artículo correspondiente a los impuestos (133º) tal y como está redactado adolece de fallas de forma y fondo. Hay defectos en cuanto a la claridad y precisión de las frases y palabras empleadas aunque sólo abarca dos líneas y media. Esto es tan grave por el lado cívico como lamentable por el lado moral. En efecto, da la impresión que no se estimó ni pensó como plausible una cultura tributaria. Si dicho artículo se hubiese concebido como elemental y básico entonces serviría de punto de partida más sólido para otros códigos o leyes en cuestiones tributarias; si luciera con una perfecta escritura y sintaxis desde luego suscitaría interés y convicción entre los contribuyentes en razón a sus perfiles socio-culturales y se dejaría entrever que el deber de pagar impuestos es la forma social más ostensible de la relación Ciudadano–Estado hoy en día.
Durante varias décadas la vida material, económica y cultural de la República ha estado sustentada en una riqueza petrolera bajo el control del Estado, primero como renta y luego desde los años setenta como industria. En ese contexto resulta innegable por vía de hechos e ideas que los venezolanos han estado mucho más inclinados sólo a esperar y ejercer derechos en semejante ambiente de bonanza con la consiguiente declinación de los deberes. Pues bien, deducimos que resulta relativamente marginal imaginar que una cultura tributaria sólo sería plausible en tanto y en cuanto la riqueza petrolera dejase de financiar de lleno el erario público. Algunos argumentos ponen en cuestión tal hipótesis: primero, una cultura tributaria por su raigambre, propósito y carácter, es asunto singular y primordial de los ciudadanos, en particular de los contribuyentes, sólo ellos son los sujetos activos y no otros como sector o ente social; segundo, una cultura tributaria se estudia, cualifica y cuantifica con parámetros y criterios precisamente socio-culturales y no por el lado de los aumentos, déficit, agregados o cálculos apegados a las cuentas y finanzas nacionales, ni tampoco a partir de las opiniones y noticias que manejan los funcionarios de las instituciones tributarias desde su parcial interés y curioso entender sobre esa cultura.
Los contribuyentes se sienten acogotados y acosados por los altas sumas a entregar en taquillas con todas las normas y operaciones, planillas y formulas, formas y cuentas correspondientes. En fin ellos siguen con atención los alcances y por menores que los gobernantes hábilmente suelen entremezclar en el manejo del dinero y el poder.
El SENIAT como otros entes públicos relacionados, han puesto como uno de sus objetivos estratégicos, el desarrollo de la cultura tributaria y, mejora de la eficiencia y eficacia institucional.
Si pagar impuesto es un hecho individual de trascendencia social, entonces la cultura tributaria es la variable que engloba ambas dimensiones. En Venezuela una cultura tributaria apenas puede considerarse como una posibilidad aún bastante incipiente en los horizontes de la relación Ciudadano-Estado.
La observación de la realidad y vida social apunta hacia otras consideraciones e intenciones porque muy distinto serian los componentes, significados y relaciones que esa cultura tendría entre/ para los ciudadanos contribuyentes en un sistema democrático, vale decir, donde funcionen las instituciones públicas, los servicios públicos, el aparato jurídico, la justicia, las garantías y seguridad ciudadana, el estado de derecho, etc.
O sea que los impuestos de los contribuyentes, sea, retroalimentado en beneficios para la comunidad en general, hace falta esto para hablar de cultura tributaria en realidad.